Hacia un gestión estratégica de proveedores

Hacia un gestión estratégica de proveedores
by

Solange Arredondo| Experta FUNDES

Hoy día la competencia en el mercado se da más entre cadenas de valor globales o industrias, y no sólo entre empresas. Además, el consumidor actual está mejor informado y acostumbrado a recibir lo que quiere de manera más rápida, más transparente y, como si fuera poco, customizado a sus gustos personales.

Las buenas noticias son que los avances tecnológicos y el acceso a pymes más profesionales e innovadoras, dan oportunidad a construir cadenas de valor integradas y donde se pueda tener una mejor gestión de proveedores.

Sin embargo, aún existen brechas que las empresas deben cerrar en temas de tecnología, capacidades empresariales, fidelización, competitividad, conocimiento del mercado, optimización de procesos, entre otras, facilitando contar con proveedores que sean socios de negocio en la cadena y que cumplan los estándares que se requieren para un suministro más confiable, eficiente y sostenible.

Es aquí que surgen algunas interrogantes: ¿Cómo puedo disminuir las brechas con mis proveedores y mejorar su desempeño y confiabilidad? ¿Cómo hacer mi cadena de suministro más competitiva?, ¿Cómo puedo monitorear el desempeño de mis proveedores? ¿Cómo puedo traer transparencia y una mejor coordinación a los actores de la cadena?

Para esto es necesario trabajar en la competitividad y conectividad de los proveedores, incluidas las mipymes en el ecosistema de la cadena de valor, y dar seguimiento a través de sistemas de gestión de proveedores que realmente transformen las cadenas de suministro en una ventaja competitiva.

Un sistema de gestión de proveedores permite segmentar, diseñar indicadores de gestión y desempeño, definir metas e incentivos, estructurar procesos más fluidos de comunicación y definir políticas de compras, que ayuden a generar una relación de partnership con los proveedores de distinto tamaño.

Lo que ha probado ser exitoso en el pasado al competir en el mercado ya no es suficiente para competir en el entorno de hoy. Sin embargo, ante nosotros están los procesos y tecnologías disponibles que nos pueden facilitar construir cadenas de valor fuertes y competitivas. Es cosa de decidirse a hacerlo.

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *