Detrás del camión va toda gran empresa

Detrás del camión va toda gran empresa
by

Por 

El transporte de carga por camión es el modo de transporte interno más importante en América Latina.

Sin embargo la mayoría de sus empresas son micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), que tienen un alcance limitado en la cadena logística, con pocas posibilidades de mejorar y modernizarse.

Como resultado de esto las grandes empresas exponen sus cadenas de valor a una serie de riesgos, lo que genera costos más altos y pérdida de ventas. Además, existen otros factores en el entorno que aumentan la complejidad de esta labor, como el déficit de infraestructura vial, el creciente problema de tráfico vehicular en América latina y el caos que éste genera en múltiples ciudades de la región.

La buena noticia es que desde la empresa grande se puede aportar valor para sus proveedores y reducir hasta un 10% de los costos de traslado. ¿Cómo? Mejorando el vínculo con sus mipymes proveedoras, trasmitiendo herramientas de gestión, seleccionando bien a quienes integran su cadena y utilizando tecnología que contribuya en la optimización de las rutas.

Nexo fundamental

Como la unidad básica del transporte, los operadores de los camiones son el nexo que mantiene unidas a las cadenas de suministro.

Son la primera línea de ventas, servicio al cliente y marca. Son también la primera línea de defensa en la lucha contra los delitos de robo de carga y los primeros responsables en caso de un accidente.

Por lo tanto, las grandes empresas que estén dispuestas a reducir los riesgos y recortar costos en su transporte de carga deben considerar como prioridades para sus proveedores transportistas, en primer lugar, la implementación de programas de selección y aprobación de operadores, y en segundo lugar, el fortalecimiento de la capacidad y de la concientización de dichos operadores.

Establecer parámetros para la selección es esencial para contar con los mejores conductores que ofrezca el mercado.

Dependiendo de los riesgos, la capacitación de los operadores puede adoptar distintos enfoques. La operación, el consumo de energía y la sustentabilidad implican concientizar y trasmitir las mejores prácticas, mientras que la seguridad y la reducción de accidentes viales, deben ser abordadas a través de asistencia puntual para mejorar y homologar el estilo único de manejo de cada operador.

Tecnología: seguridad y rentabilidad

Integrar la tecnología también es clave para la seguridad en la ruta. Independientemente de las regulaciones y del bajo nivel de infraestructura de la región, los empresarios del transporte de carga latinoamericanos sufren de altas tasas de recorrido en vacío, debidas principalmente a los itinerarios deficientes.

Para atender este problema, la tecnología puede aportar un valor agregado claro. Diversas herramientas que permiten hacer una geolocalización de rutas, generan pronósticos de la demanda del mercado, analizan la rentabilidad de la ruta y, por ende, optimizan los itinerarios y reducen las distancias que se recorren en vacío.

Los sistemas de rastreo de activos y las soluciones de vídeo son otras tecnologías prometedoras que pueden dar una respuesta a los riesgos de seguridad al mantener visibilidad total de la carga durante todo el transcurso del envío.

Según nuestra experiencia en toda América latina hemos visto que es posible si la empresa grande y el transportista trabajan estrechamente unidos. Experiencias previas desarrolladas a la medida para grandes empresas en América latina como Industrias La Constancia (ILC), Cemex, Masisa y Holcim, han logrado generar resultados de impacto en la rentabilidad de sus rutas de distribución y en sus niveles de servicio.

Publicado por: tradenews

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *